Cómo planchar una camisa formal

Sigue nuestros sencillos pasos para tener camisas perfectas y verte bien en cualquier momento. Una camisa impecable y sin arrugas siempre causa una buena impresión. Prepárate para aprender (o re-aprender) los básicos de planchar.

Checa la etiqueta de la camisa

El algodón y las mezclas de algodones toleran una plancha caliente, pero el poliéster necesita temperaturas más bajas. La etiqueta del fabricante debe explicar los requerimientos de cuidado claramente, pero si tienes dudas, empieza con una temperatura más baja y súbela paulatinamente hasta que las arrugas en la camisa empiecen a desaparecer.

¿Está limpio?

Planchar sobre una mancha puede hacer que esta mancha se quede en la tela permanentemente. No arriesgues tu ropa: elige un detergente líquido que funcione con blancos y colores como Ariel® y usa suavizante de telas Downy® en el aroma que más te guste como Downy® Adorable.

Plancha el cuello

Empieza con la parte de atrás partiendo del centro del cuello hacia las orillas. Voltea la camisa y repite del otro lado.

Plancha los hombros

Pon uno de los hombros sobre el lado delgado del burro de planchar. Empieza en el canesú (la parte en la que el cuello se une con la camisa). Plancha hacia el centro de la espalda. Repite el proceso del otro lado.

Plancha los puños

Pon una de las mangas con los ojales hacia arriba y plancha primero el interior del puño y luego el exterior. Repite con la otra manga.

Plancha las mangas

Pon una manga sobre el burro de planchar y alísala con la mano. Asegúrate de que no haya ninguna arruga entre las dos telas. Primero plancha el frente de la manga, voltéala y plancha la parte de atrás. Repite con la otra manga.

Plancha el frente y la espalda de la camisa

Empieza con los paneles del frente teniendo mucho cuidado al hacerlo entre los botones. Planchar sobre ellos puede romperlos.Voltea la camisa y plancha la espalda.

¡Terminaste!

Cuelga y abotona la camisa inmediatamente. Que no se te olvide apagar y desconectar la plancha.